Los seres humanos tardamos muchísimo más de lo que habríamos deseado en conocer los riesgos para la salud de la uralita. De ahí que durante décadas, esta combinación de cemento y fibras de amianto, mineral con una elevada toxicidad, fuera ampliamente empleado en el mundo de la construcción. Por eso es tan fácil en la actualidad encontrar, en inmuebles construidos antes del año 2002, cuando fue prohibido el uso de las uralitas con amianto, un techo de uralita aquí y allá. Y debemos intervenir para protegernos.

Techo uralita

Lo primero que necesitamos tener claro es si verdaderamente contamos con un techo de uralita en nuestra vivienda o en nuestro edificio comercial. Lo decimos porque uralita es un término que incluye no solo a esta combinación tóxica de cemento y fibras de amianto, sino también a otras combinaciones de cemento con las fibras de otros materiales inocuos para la salud humana. Así, podemos encontrar uralita sin amianto como la uralita fabricada con vidrio o la uralita fabricada con plástico. Y no hay problemas con ellas.

Techo de uralita

Por eso, repetimos, debemos confirmar que efectivamente estemos ante un techo de uralita con amianto o descartarlo y continuar tranquilamente con nuestras vidas. Para ello tenemos varias vías. Una de ellas pasa por contactar, si continua en funcionamiento, con la empresa constructora del edificio y consultar con ella si el techo contiene amianto. En caso de no recibir una respuesta satisfactoria, necesitaremos realizar análisis profesionales más avanzados. Es ahí donde entramos nosotros y nuestros equipos de medición.

Uralita techo

Porque en nuestra empresa llevamos dos décadas reduciendo el peligro del techo de uralita a través de su identificación y su posterior retirada. Para esto contamos con especialistas capaces de reconocer el asbesto con una sola mirada y, en caso de no ser suficiente, enviamos una muestra del material sospechoso a uno de los laboratorios químicos especializados. Recuerda que la manipulación del amianto queda limitada a todos los profesionales inscritos en el RERA. Bajo ningún concepto debes tocar un material tan peligroso.

Techo de uralita amianto

Hemos hecho el análisis profesional y hemos determinado que se trata de un techo de uralita de amianto. ¿Ahora qué? Pues depende de una cuestión fundamental: en qué estado se encuentra dicha uralita. Porque la normativa vigente solo nos obliga a retirarlo cuando se encuentra deteriorado o ha alcanzado su vida útil. Esto es así porque, hasta que ocurren una de ambas circunstancias, las fibras de amianto permanecen junto al cemento adheridas y no se desprenden al ambiente. No hay entonces peligro para la salud humana.

Techo de uralita como aislarlo

No obstante, y en caso de que el techo de uralita no se encuentre deteriorada ni al final de su vida útil, debe realizarse alguna acción de protección. A fin de cuentas, en algún momento comenzará a deteriorarse. Tiene sentido prevenir cualquier clase de amenaza. ¿Cómo lo hacemos? Con un aislamiento profesional. Como una de las empresas líderes del sector, sabemos cómo aislarlo al techo de uralita para que las fibras nocivas y peligrosas no tengan manera alguna de alcanzar el ambiente. Protegemos la salud de las personas.

Techo de uralita peligro

Son muchos los elementos de un inmueble que pueden contener uralita con amianto. Al fin y al cabo, fueron muchas las empresas constructoras que abusaron de la misma para crear tuberías, cañerías, bajantes, suelo, paredes, depósitos de agua o techos. Estos últimos son uno de los más peligrosos por las dimensiones y por la localización. El desprendimiento de sus fibras de amianto cae sobre el entorno como una nevada. Por esto el peligro del techo de uralita es especial. Cuenta con nosotros para salvaguardarte del mismo.