La uralita con amianto fue responsable, durante las tres últimas décadas del siglo XX, de la contaminación y enfermedad de cientos y cientos de personas. Su prohibición era inevitable dada su toxicidad y, en el 2002, desaparecería para siempre de los servicios de las empresas constructoras. Pero aquella prohibición poseía un reverso negativo: se perdían las prestaciones de la uralita de amianto y había que desarrollar materiales similares pero inocuos. Es así como nacieron las distintas versiones de la uralita sin amianto.

Uralitas metálicas

En la actualidad, y debido al esfuerzo en investigación y desarrollo de múltiples empresas, encontramos una gran variedad de uralitas sin amianto. En nuestro blog ya hemos hablado de algunas de ellas como la uralita de plástico PVC, la uralita roja o la uralita de fibra de vidrio. Pero hasta ahora no habíamos hablado de una alternativa cada vez más demandada: las llamadas uralitas metálicas, que reúnen a varias uralitas diseñadas con materiales metálicos y con unas propiedades magníficas para la edificación.

Especialmente para los techos y para los tejados de las naves industriales y otros espacios similares puesto que, a diferencia de la uralita roja, no son especialmente estéticas para los techos de las viviendas. De todas las uralitas metálicas, la más habituales son las uralitas de aluminio y las uralitas de acero galvanizado. Son variantes que ofrecen excelentes propiedades resistentes y aislantes, pero cero perjuicios para la salud de la gente. Por eso las uralitas metálicas son una fantástica opción en muchos casos.

Uralita metálica

¿Quieres instalar uralita metálica en tu nave industrial o en tu espacio? Perfecto, pero es importante que te advirtamos de algo: en caso de que quieras utilizarla para sustituir una estructura de uralita con amianto, es necesario que contactes con una empresa profesional autorizada e inscrita en el Registro de Empresas con Riesgo de Amianto (RERA) como la nuestra. Después de todo, aunque todo el mundo puede manipular estas uralitas metálicas, solo los profesionales autorizados podemos manipular uralita con amianto.

No es un detalle menor. La manipulación de amianto sin consentimiento representa un peligro para la salud pública y un delito contra la misma. Además de implicar graves sanciones económicas puede suponer, en los peores casos, penas de prisión. Y no es para menos. El amianto puede provocar enfermedades tan graves en las personas como la asbestosis, el mesotelioma pleural o el cáncer de pulmón. Necesitamos protegernos de ello. Así que si quieres instalar uralita de metal sobre uralita de amianto, llámanos.

Uralita metálica

Nuestro trabajo es integral y nos encargamos de todo. Así, lo primero que hacemos es desarrollar un plan de retirada de la uralita con amianto original. Un plan que deberá ser aprobado por el organismo competente y pertinente del municipio o de la comunidad autónoma. Una vez aprobado, procederemos con la retirada de manera segura, gracias a nuestros equipos de protección individual y nuestros medios técnicos avanzados. Por último, instalaremos la uralita metálica de sustitución. Un servicio total.

Uralita de metal

La uralita metálica puede proporcionar grandes beneficios en términos de resistencia ambiental, así como de aislamiento térmico, acústico, eléctrico e hídrico. Es una buena alternativa. Sin embargo, y como dijimos al comienzo de este artículo, existen muchas opciones de uralita sin amianto y cada una de ellas puede dar a nuestra construcción unas propiedades diferentes. Nosotros podemos estudiar tu caso para asesorarte con conocimiento y desde nuestra experiencia. Estamos a tu entera disposición. Te esperamos.