Dominar la terminología resulta fundamental para proceder correctamente con los distintos materiales que podemos encontrar en nuestros inmuebles. En ese sentido, existe una confusión generalizada acerca de qué significan términos como uralita o como fibrocemento. En el artículo de hoy vamos a profundizar en ambos, además de hablar de las distintas variedades que podemos encontrar. ¿Hay alguna diferencia entre uralita y fibrocemento? De momento te adelantamos que no. En realidad son lo mismo.

Diferencia entre uralita y fibrocemento

Empecemos por el término fibrocemento. Como su propio nombre indica, este material resulta de la mezcla del cemento con alguna fibra. Por lo general, dichas fibras suelen ser fibras procedentes de los minerales de la naturaleza, aunque en ocasiones también de fibras vegetales o sintéticas. Así, estas fibras permanecen en un estado de solidez adheridas al conjunto gracias a la acción del cemento, que actúa como aglomerante. El fibrocemento más popular ha sido siempre que une cemento con fibras de amianto.

¿Y qué es la uralita entonces? Muy sencillo: Uralita es la marca que fabricaba y comercializaba en España el fibrocemento con fibras de amianto, por lo que popularmente aquel fibrocemento comenzó a ser nombrado de esta manera: uralita. Así, desde el siglo XX se emplean indistintamente ambos términos, “fibrocemento” y “uralita”, para designar a un mismo material. Como ves, no existe diferencia entre uralita y fibrocemento, sino que se tratan de una misma cosa. Pero ahora ambos tienen significados más amplios.

Diferencias entre uralita y fibrocemento

Después de todo, en el año 2002 entró en vigor en nuestro país una normativa de prohibición del amianto y las empresas no pudieron utilizarlo nunca más en sus productos o servicios. Sin embargo, el fibrocemento o uralita proporcionaba muchos beneficios desde el punto de vista material: era necesario encontrar algunos otros materiales que proporcionaran propiedades similares sin afectar a la salud humana. Es de esa manera como nacieron la uralita de plástico o la uralita de fibra de vidrio. Ambas inofensivas.

Y nuevamente no existen diferencias entre uralita y fibrocemento en este punto: ambos términos se usan para nombrar a estos nuevos materiales. Puedes oír hablar de la uralita de plástico o del fibrocemento con plásticos. Del mismo modo, puedes escuchar el término uralita de vidrio o fibrocemento con vidrio. Ambos contienen propiedades asombrosas en términos de resistencia, durabilidad y aislamiento, algo en lo que era especialmente destacado el fibrocemento con amianto, también llamado uralita con amianto.

Diferencia entre uralita y fibrocemento

Teniendo en cuenta la escasa diferencia entre uralita y fibrocemento, ¿qué término resulta más adecuado
emplear? Popularmente uralita es mucho más utilizado. Sin embargo, el término real, el que nació para que se nombrara a ese material, es fibrocemento. Probablemente sea más correcto nombrarlo de esta forma. No obstante, el lenguaje es de quien lo usa y si tan generalizada es la forma “uralita”, está bien comunicarse con este término. Lo importante es tener claro qué ambos refieren al mismo objeto.

Diferencia uralita y fibrocemento

Como ya hemos visto, las diferencias entre uralita y fibrocemento son inexistentes. Pero las que sí existen son las diferencias entre las uralitas y fibrocementos con amianto y las uralitas y fibrocementos sin amianto. Por eso es trascendental que, en caso de descubrir alguna estructura o elemento con amianto en el edificio o en la vivienda, contactes con una empresa profesional especializada como la nuestra. Estudiaremos qué tipo de uralita o fibrocemento es y, en caso de contener amianto, procederemos a retirarlo.