El fibrocemento con amianto, conocido popularmente como uralita debido al nombre de la compañía que lo fabricaba y comercializaba durante el siglo XX, tenía muchas funciones dentro de la industria constructora y muy variadas. Las principales propiedades del amianto son una gran resistencia que lo hace indestructible y un gran aislamiento térmico, eléctrico y sonoro. Por esto proliferaron durante varias décadas las cubiertas de uralita con amianto. Hasta que fueron prohibidas en el año 2002.

Cubierta uralita

Lógicamente, aquella normativa prohibitoria supuso un antes y un después para la industria constructora y no volvimos a ver nuevas instalación de cubiertas de uralita. Sin embargo, nuestro marco jurídico era muy poco duro con las cubiertas de uralita instaladas durante las décadas en que era legal: solo deben retirarse aquellas que se encuentran deterioradas o que han alcanzado el final de su vida útil. Este es el motivo por el que aún pueden encontrarse tantísimos tejados y techos con uralita de amianto.

El problema es que toda cubierta de uralita con amianto debe retirarse tarde o temprano. A fin de cuentas, la vida útil del fibrocemento no es eterna. Tiene un fin y, dado que los propietarios han podido esperar hasta el último minuto, nos encontramos con una situación delicada: en los próximos años, las empresas que nos hemos especializado en retirada de uralita con amianto deberemos intervenir una cantidad anormal de esas cubiertas. El momento de deshacerse de todo el amianto tenía que llegar.

Cubiertas de uralita

La pregunta es: ¿con qué materiales han estado trabajando las empresas constructoras desde que, en el año 2002, fuera prohibida la utilización del amianto? Después de todo, en nuestro país no hemos parado ni una milésima de segundo de construir nuevos inmuebles. Y la respuesta es sencilla: tan pronto como conocieron la nueva situación, muchas empresas fabricantes desarrollaron diferentes versiones de uralita sin amianto como la uralita de chapa, la uralita de metal, la uralita de vidrio o la uralita de plástico.

Esta es la razón por la que podemos encontrar muchas cubiertas de uralita sin amianto. El problema está en que, a menos que seas un profesional experimentado de la uralita, resulta imposible discernir entre varias de las uralitas con amianto y algunas de las uralitas sin amianto. Por esto desde nuestra empresa experta te recomendamos, en caso de localizar alguna estructura con uralita, llamarnos inmediatamente. Nosotros nos encargaremos de realizar un análisis pormenorizado para identificar de qué material se trata.

Cubiertas de uralita sin amianto

¿Quieres instalar cubiertas de uralita sin amianto? Es una idea fantástica, pero recuerda que no deberás, en ningún caso, retirar uralita con amianto por cuenta propia para instalar esa nueva uralita. Tal y como nos podemos encontrar en la normativa vigente, manipular amianto sin pertenecer a una empresa profesional e inscrita en el Registro de Empresas con Riesgo de Amianto representa un delito contra la salud pública. Deja que nosotros nos encarguemos de todo. Llevamos muchos años haciéndolo con seguridad.

Cubiertas de uralita

En concreto, desde nuestra empresa ofrecemos un servicio de retirada de cubiertas de uralita profesional y orientado a las particularidades de cada caso. Después de todo, siempre existen obstáculos y necesidades concretas que deben ser resueltas con estrategias personalizadas. Además, y tan pronto como retiremos esa cubierta de uralita y traslademos los restos a una planta de destrucción autorizada, nos encargaremos de la instalación de la cubierta de uralita sin amianto. Pensamos en todo. Pensamos en tu bienestar.