Quienes llevéis mucho tiempo siguiendo nuestras aventuras en este blog estaréis hartos de escuchar todo lo que hemos contado acerca de la retirada de la uralita con amianto. Hemos profundizado tanto en el asunto y a través de tantos ángulos que debéis conocerlos muy pero que muy bien. Sin embargo, muchas personas se hacen una pregunta clave: muy bien, así es la retirada de uralita, ¿pero es obligatorio retirar la uralita? La respuesta general es depende. Y en los siguientes apartados buscaremos una más precisa.

Hay que quitar la uralita

El peligro de la uralita proviene del amianto, un mineral metamórfico fibroso con propiedades cancerígenas para la salud humana. En buenas condiciones, las micropartículas de amianto permanecen unidas de forma férrea al cemento y no se desprenden al ambiente, pero cuando el fibrocemento (uralita) se deteriora, estas micropartículas se liberan y pueden ser inhaladas. Aquí se encuentra el quid de la cuestión sobre si hay que quitar la uralita o no: todo depende del estado de conservación en el que se encuentre.

Obligaciones legales respecto a la uralita

En este sentido, es obligatorio quitar la uralita cuando esta se encuentra en mal estado. Nuestro marco de leyes nos obliga como mecanismo de protección tanto de nosotros y quienes viven cerca del edificio donde se haya instalada la uralita como del resto de personas. A fin de cuentas, las micropartículas de amianto son capaces de volar a través del ambiente e intoxicar a otras personas. No obstante, el deterioro no es el único factor a tener en cuenta para saber si estamos obligados o no a la retirada de la uralita.

Normativa sobre la uralita

Porque la normativa sobre la uralita es muy clara al respecto: la uralita deberá ser retirada obligatoriamente cuando alcance el final de su vida útil, que suele ubicarse en torno a los veinticinco años. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que existen hasta seis variedades del mineral llamado amianto, y que cada uno de ellos es ligeramente diferente y cuenta con una duración de vida útil distinta. Ahora ya sabes cuánto es obligatorio retirar la uralita. Es fundamental conocerlo para no recibir una sanción económica.

Multas por no retirar uralita

El amianto es históricamente responsable de una gran cantidad de fallecimientos. Después de todo, y como han demostrado las investigaciones médicas, la exposición continuada a sus micropartículas puede generar en las personas enfermedades tan graves como el cáncer de pulmón o el mesotelioma pleural. De ahí que las administraciones públicas cuentan con mecanismos de control y existan sanciones económicas muy duras y exigentes para quienes no retiran la uralita cuando hay que quitar la uralita.

Sanciones retirada de uralita

Concretamente, las sanciones por retirar la uralita cuando es obligatorio retirar la uralita orbitan entre la cifra de 30.000 euros y la de 600.000 euros, en función de la gravedad del caso. Hablamos de cifras bastante elevadas que pueden comprometer las finanzas no solo de cualquier persona sino también de las empresas y organizaciones. En ese sentido, si tienes constancia de la presencia de uralita, contáctanos de inmediato y nos encargaremos de la retirada de uralita a precio inmejorable. Te esperamos.

¿Retirar la uralita es obligatorio?

La respuesta es, como ya hemos desarrollado, depende, pero es importante tener en cuenta algo: incluso en las circunstancias en que no es obligatorio quitar la uralita, debemos tomar precauciones. Y una de ellas consiste en encapsular la uralita con pintura para minimizar los riesgos. Por supuesto, igualmente deberá retirarse cuando alcance su vida útil, pero hasta entonces podemos estar más tranquilos porque no liberará micropartículas al aire. La salud es lo primero. Siempre y sin excepción.