91 669 07 92 [email protected]

Te damos la bienvenida al fascinante mundo de las tuberías de PVC, una innovadora solución en el ámbito de la fontanería y la construcción. A lo largo de este artículo exploraremos en detalle qué son las tuberías de PVC, sus diversas aplicaciones y las ventajas que ofrecen frente a otros materiales tradicionales.

¿Qué son las tuberías de PVC y para qué sirven?

Las tuberías de PVC, abreviatura de policloruro de vinilo, son un tipo de tubería fabricada con plástico resistente y duradero. Estas tuberías se utilizan principalmente para el transporte de líquidos, como agua potable, aguas residuales, productos químicos y gases, en una variedad de aplicaciones residenciales, comerciales e industriales. Su versatilidad y durabilidad las convierten en una opción popular para sistemas de fontanería, drenaje, irrigación, ventilación y más.

Considerando los riesgos asociados con otros materiales como el fibrocemento con amianto, las tuberías de PVC emergen como una alternativa segura y confiable, por lo que es importante considerar el cambio de tus antiguas tuberías de uralita por las de PVC.

¿Cuál es su composición?

Las tuberías de PVC están compuestas principalmente de cloruro de polivinilo, un polímero termoplástico obtenido mediante la polimerización del monómero de cloruro de vinilo. Este material proporciona a las tuberías de PVC su resistencia, durabilidad y capacidad para resistir la corrosión y la degradación causada por los líquidos transportados a través de ellas.

Además del cloruro de polivinilo, las tuberías de PVC también pueden contener aditivos y estabilizadores para mejorar sus propiedades físicas y químicas. Estos aditivos pueden incluir estabilizadores térmicos, lubricantes, pigmentos y rellenos para aumentar la resistencia al impacto y mejorar la resistencia al fuego.

Tipos y usos de tuberías de PVC

Las tuberías de PVC son increíblemente versátiles y se fabrican en una variedad de tipos para adaptarse a diferentes aplicaciones. Es importante seleccionar el tipo adecuado de tubería de PVC para cada proyecto para garantizar un funcionamiento óptimo del sistema.

Estos son algunos de los tipos más comunes de tuberías de PVC y sus usos, especialmente recomendados como alternativa segura y confiable para sustituir la uralita.

Agua potable

Las tuberías de PVC para agua potable son diseñadas específicamente para transportar agua destinada al consumo humano. Estas tuberías cumplen con rigurosos estándares de calidad y seguridad para garantizar que el agua que fluye a través de ellas sea segura para beber. Son ampliamente utilizadas en sistemas de fontanería residenciales, comerciales e industriales.

Riego

Las tuberías de PVC para riego son utilizadas en sistemas de irrigación agrícola, jardinería y paisajismo. Estas tuberías están diseñadas para resistir la exposición a la intemperie y a los elementos, así como a la presión del agua utilizada en sistemas de riego por goteo, aspersión o inundación.

Desagüe y alcantarillado

Las tuberías de PVC para desagüe y alcantarillado son utilizadas en sistemas de drenaje de aguas residuales y pluviales. Estas están diseñadas para transportar eficientemente aguas residuales y pluviales lejos de los edificios y las áreas urbanas, previniendo inundaciones y asegurando una eliminación segura de los desechos.

Hidráulicos

Las tuberías de PVC para aplicaciones hidráulicas son utilizadas en sistemas de transporte de fluidos a presión, como agua a presión, fluidos industriales y líquidos químicos. Están diseñadas para soportar altas presiones y ofrecer una excelente resistencia a la corrosión, lo que las hace ideales para aplicaciones industriales y comerciales.

Eléctricas

Las tuberías de PVC para aplicaciones eléctricas son utilizadas en sistemas de cableado eléctrico para proteger y aislar los cables eléctricos. Estas tuberías, conocidas como conductos eléctricos, ofrecen una protección confiable contra daños mecánicos, humedad y corrosión, y son utilizadas en sistemas de cableado residenciales, comerciales e industriales.

Ventajas de las cañerías de PVC

El empleo de tuberías de PVC conlleva una serie de ventajas significativas en comparación con otros materiales, como las tuberías de uralita. Aquí detallamos algunas de las principales:

  • Durabilidad y resistencia. Las tuberías de PVC destacan por su excepcional durabilidad y resistencia. Son capaces de resistir condiciones adversas, como temperaturas extremas, altas presiones y exposición a productos químicos, sin comprometer su integridad estructural. Por ello, resultan ideales para una amplia variedad de aplicaciones en sistemas de agua potable, drenaje, alcantarillado e irrigación.
  • Resistencia a la corrosión. Una de las ventajas más notables de las tuberías de PVC es su resistencia a la corrosión. A diferencia de las tuberías de metal, que pueden corroerse con el tiempo debido a la exposición al agua y otros elementos, las tuberías de PVC no se ven afectadas por la corrosión. Esta característica las convierte en la elección idónea para entornos donde se requiere resistencia a la corrosión, como sistemas de agua potable y drenaje en zonas costeras o industriales.
  • Ligereza y facilidad de instalación. Las tuberías de PVC son considerablemente más ligeras que las tuberías de metal, lo que facilita su transporte, manejo e instalación. Su peso reducido disminuye los costes de mano de obra y equipo necesarios para la instalación, lo que puede resultar en importantes ahorros en el coste total del proyecto. Además, las tuberías de PVC son fáciles de cortar, unir y ajustar, simplificando así el proceso de instalación y permitiendo una colocación rápida y eficiente.
  • Bajo coste de mantenimiento. Gracias a su durabilidad y resistencia a la corrosión, las tuberías de PVC tienen un coste de mantenimiento significativamente inferior en comparación con otros materiales de tuberías. No requieren pintura, recubrimientos protectores o tratamientos especiales para preservar su integridad estructural, lo que contribuye a reducir los gastos a largo plazo asociados al mantenimiento de sistemas de fontanería.
  • Versatilidad de aplicación. Las tuberías de PVC son extremadamente versátiles y pueden emplearse en una amplia variedad de aplicaciones, desde sistemas de fontanería residenciales hasta sistemas industriales y agrícolas. Se encuentran disponibles en diversos tamaños y formas para adaptarse a las necesidades específicas de cada proyecto, convirtiéndolas en una opción popular entre los profesionales de la construcción y la fontanería.

¿Por qué deberías cambiar a tuberías de PVC?

Si estás contemplando el cambio de tus cañerías aquí tienes algunas consideraciones importantes que deberías tener en cuenta. Especialmente si tus tuberías actuales son antiguas y están fabricadas con uralita, es crucial considerar seriamente el cambio por varias razones fundamentales:

  • Salud y seguridad. Las tuberías de uralita, al contener amianto, representan un grave riesgo para la salud. El amianto puede liberar fibras peligrosas al aire que, al ser inhaladas, pueden causar enfermedades respiratorias graves, como el cáncer de pulmón, el mesotelioma y la asbestosis. Cambiar a tuberías de PVC te ayudará a proteger la salud de tu familia y la tuya propia, al eliminar la exposición al amianto.
  • Cumplimiento normativo. El uso de tuberías de uralita está cada vez más restringido debido a los riesgos para la salud asociados con el amianto. En muchos lugares, el uso de materiales que contienen amianto está prohibido o sujeto a regulaciones estrictas. Cambiar a tuberías de PVC te asegurará cumplir con las normativas vigentes y evitar posibles sanciones legales.
  • Impacto ambiental. El amianto liberado por las tuberías de uralita puede contaminar el suelo y el agua, afectando negativamente al medio ambiente y a la salud de los ecosistemas circundantes. Cambiar a tuberías de PVC te permitirá reducir tu impacto ambiental al eliminar una fuente potencial de contaminación por amianto y contribuir a la preservación del medio ambiente.

Cómo limpiar tuberías de agua de PVC

Limpiar las tuberías de agua de PVC es una tarea importante para mantener un sistema de fontanería eficiente y libre de obstrucciones. Estos son algunos de los pasos que debes seguir:

  1. Preparación. Antes de comenzar a limpiar tus tuberías de PVC, asegúrate de cerrar la válvula de paso principal para detener el flujo de agua y evitar derrames durante el proceso de limpieza. También prepara los materiales necesarios, como guantes de protección, trapos y agua jabonosa.
  2. Retira obstrucciones superficiales. Si observas obstrucciones superficiales, como residuos o suciedad acumulada en la parte exterior de las tuberías, utiliza un trapo húmedo o un cepillo suave para eliminarlas. Evita el uso de objetos afilados o abrasivos que puedan dañar la superficie de las tuberías.
  3. Limpieza del interior. Para limpiar el interior de las tuberías de PVC, puedes utilizar una mezcla de agua jabonosa y un cepillo de cerdas suaves. Introduce el cepillo en la tubería y frótalo suavemente a lo largo de las paredes internas para eliminar cualquier residuo acumulado, como sedimentos, depósitos minerales o acumulaciones de suciedad.
  4. Enjuague con agua. Una vez que hayas limpiado el interior de las tuberías, enjuágalas con agua limpia para eliminar cualquier residuo de jabón y asegurarte de que estén completamente limpias. Abre la válvula de paso principal y deja correr agua a través de las tuberías durante unos minutos para enjuagarlas adecuadamente.
  5. Inspección final. Después de limpiar y enjuagar las tuberías de PVC, realiza una inspección final para asegurarte de que estén libres de obstrucciones y en buen estado. Verifica visualmente que no haya signos de daños, grietas o fugas en las tuberías y que todas las conexiones estén correctamente selladas.
  6. Reanudación del suministro de agua. Una vez completada la limpieza y la inspección de las tuberías de PVC, puedes volver a abrir la válvula de paso principal para restablecer el suministro de agua en tu hogar. Asegúrate de verificar que no haya fugas o goteos y que el agua fluya correctamente a través del sistema de fontanería.

Consejos de mantenimiento de este tipo de tuberías

El mantenimiento de las tuberías de PVC es esencial para garantizar su funcionamiento óptimo y prolongar su vida útil. Aquí te dejamos algunos consejos prácticos para el cuidado y mantenimiento de tus tuberías de PVC:

  • Inspección regular. Realiza inspecciones visuales periódicas de tus tuberías de PVC para detectar posibles daños, fugas o signos de deterioro. Presta especial atención a las juntas y conexiones, donde es más probable que se produzcan problemas. Si notas algún problema, como grietas, abolladuras o corrosión, actúa rápidamente para solucionarlo antes de que se convierta en un problema mayor.
  • Limpieza regular. Aunque las tuberías de PVC son resistentes a la corrosión y no se corroen como las tuberías de metal, es importante mantenerlas limpias para evitar la acumulación de sedimentos y residuos en su interior. Utiliza agua y jabón suave para limpiar las tuberías de PVC de manera regular y elimina cualquier suciedad o residuo que pueda obstruir el flujo de agua.
  • Evita la exposición a temperaturas extremas. Las tuberías de PVC pueden verse afectadas por temperaturas extremas, tanto frías como calientes. Evita la exposición prolongada a temperaturas extremas y protege tus tuberías de PVC de la luz solar directa si están instaladas en exteriores. Esto ayudará a prevenir la deformación o el agrietamiento de las tuberías debido a cambios bruscos de temperatura.
  • Protege las tuberías de daños mecánicos. Evita golpear o aplastar las tuberías de PVC durante la instalación o el mantenimiento para evitar daños mecánicos. Utiliza herramientas adecuadas y manipula las tuberías con cuidado para evitar abolladuras o grietas. Además, asegúrate de que las tuberías estén correctamente apoyadas y sujetas para evitar tensiones innecesarias que puedan provocar daños.
  • Reparación oportuna de fugas. Si detectas una fuga en tus tuberías de PVC, actúa rápidamente para repararla y evitar que empeore. Utiliza un kit de reparación de fugas de PVC o consulta a un profesional en fontanería para obtener ayuda si no estás seguro de cómo reparar la fuga tú mismo. Ignorar una fuga puede provocar daños mayores en el sistema y aumentar los costes de reparación.
  • Mantenimiento preventivo. Además de las medidas de mantenimiento mencionadas anteriormente, considera realizar mantenimiento preventivo en tus tuberías de PVC de forma regular. Esto puede incluir la instalación de filtros de agua para prevenir la acumulación de sedimentos, la purga del sistema para eliminar aire atrapado y la revisión periódica de las juntas y conexiones para detectar posibles fugas.

En resumen, las tuberías de PVC han demostrado ser una opción segura, duradera y versátil para una variedad de aplicaciones en fontanería y construcción. Su resistencia a la corrosión, facilidad de instalación y bajo mantenimiento las convierten en una elección inteligente para aquellos que buscan mejorar sus sistemas de cañerías y cambiar una tubería de uralita.

Si estás pensando reemplazar tus antiguas tuberías de fibrocemento por unas de PVC, como empresa especializada en la retirada de uralita estamos aquí para ayudarte. No dudes en contactarnos para saber más sobre nuestros servicios profesionales para la eliminación segura y profesional de este material.