Como vimos en nuestro artículo sobre la enfermedad de la uralita con amianto, la inhalación continuada e intensa de micropartículas de este material aumenta enormemente las probabilidades de padecer cáncer de pulmón y mesiotelioma plural, dos afecciones en muchos casos letales. Debido a esto, muchas personas que encuentran amianto en su hogar o en algún otro de sus inmuebles desean eliminarla cuanto antes, incluso si eso supone hacerlo de manera particular. ¿Pero pueden hacerlo legalmente?

¿Cualquiera puede quitar uralita?

La respuesta es no. El amianto es un mineral metamórfico fibroso cancerígeno, según la OMS, y por eso solo las empresas especializadas, autorizadas e inscritas en el Registro de las Empresas con Riesgo de Amianto tienen legitimidad para intervenirlo. En ese sentido, nuestro marco jurídico resulta tajante: sin importar las circunstancias concretas de cada caso, no puede un particular retirar uralita. Un mecanismo destinado a la protección de la salud de los implicados y de la sociedad en general.

¿Yo puedo quitar uralita?

Una pregunta muy habitual que suelen hacernos es la siguiente: ¿puedo yo retirar uralita si no hay nadie a mi alrededor? Nuevamente, la respuesta es no. Y es que cuando manipulamos uralita con amianto se liberan micropartículas del material que pasan al ambiente. Y el aire puede desplazarlas. No existe una manera para retirar uralita de manera particular segura. Por eso está estrictamente prohibido. Porque pone en peligro la salud de quien realiza la intervención y del resto de personas.

Protoloco retirada de uralita

La enorme peligrosidad del amianto requiere un protocolo de retirada de uralita, un procedimiento que sea llevado a cabo de manera rigurosa e implementando todas las medidas de seguridad contempladas dentro de la normativa vigente actual. Además, no puede cualquier quitar uralita dado que se necesitan equipos de protección profesionales avanzados. La seguridad es lo primero.

Quién está capacitado para retirar uralita

Sencillo: los profesionales que conforman los equipos de trabajo de las empresas autorizadas. La nuestra es una de ellas. Una que lleva más de dos décadas proporcionando servicios de retirada de uralita al precio más competitivo del sector. Si sospechas o tienes la certeza de que haya una estructura con amianto en casa o en cualquier otro inmueble, contáctanos y nos encargaremos de todo.

Quién puede quitar uralita

Profesionales con una amplia experiencia en dichas operaciones y que cuente con un equipo especializado y avanzado de protección. Es importante tenerlo claro: si te estás preguntando aquello de “¿yo puedo retirar uralita?” la respuesta es no sin matices ni condiciones. De hecho, las sanciones por hacerlo pueden ir desde los 30.000 euros a los 600.000 euros en función de las circunstancias.

Por qué no puede un particular quitar uralita

Por una cuestión de seguridad. El amianto tiene un enorme potencial de toxicidad y debemos protegernos y proteger a las demás personas. Tanto es así que incluso los profesionales autorizados necesitamos entregar un plan de intervención al organismo competente conveniente para su aprobación. Uno que dispona de una autorización de recepción de los residuos por parte de una planta de destrucción.

Qué pasa si un particular retira uralita

Imagina un mundo en el que cualquiera puede quitar uralita sin control. El número de personas dañadas por el amianto se incrementaría enormemente, lo que supondría enfermedades y muertes. Por eso desde la justicia se imponen sanciones económicas y, en algunos casos más graves, incluso penas por delito contra la salud pública. Hay subvenciones suficientes para hacer las cosas adecuadamente.