Como vimos en nuestro artículo sobre qué es la uralita, se trata de un fibrocemento conformado por fibras y cemento, actuando este último como aglomerante. Durante muchas décadas, y hasta el descubrimiento de su potente toxicidad, la fibra seleccionada para acompañar al cemento en este conglomerado fue amianto o asbesto, un mineral metamórfico con unas propiedades naturales increíbles. Entre otras cosas, y además de una gran resistencia ambiental, el amianto posee unas excelentes propiedades aislantes.

Uralita con aislante

Por eso cuando hablamos de uralita con aislamiento hablamos en realidad de uralita tradicional. Como ya hemos explicado la uralita con amianto posee una excelente capacidad aislante y para diversos agentes muy diversos. Por un lado, contiene aislamiento térmico, lo que permitía crear viviendas más cálidas en invierno y más frescas en verano. Por otro lado contiene aislamiento acústico, lo que reducía las molestias generadas en el exterior de la vivienda. Por último, contiene aislamiento eléctrico.

No obstante y como es lógico, el reconocimiento científico y médico de la toxicidad del amianto, cuyas fibras biopersistentes permanecen en los pulmones durante mucho tiempo después de ser inhaladas y provocan enfermedades tan graves como el cáncer de pulmón o el cáncer de pleura, conllevó a la prohibición de su uso. La industria de la construcción tuvo que renunciar a la uralita con aislante convencional y buscar opciones alternativas para la edificación de inmuebles. Por suerte, las encontró.

Uralita con aislante incorporado

En este sentido, en la actualidad encontramos en los edificios uralita con y sin amianto. La primera refiere a la uralita con amianto que fue instalada durante las décadas en que su utilización estaba permitida. Por su parte, la uralita sin amianto nació como alternativa a la primera y ha sido muy empleada desde el año 2002, cuando fue prohibida definitivamente la uralita original. En concreto, encontramos tanto la uralita de vidrio como la uralita de plástico, ambas con excelentes propiedades aislantes también.

Por tanto, uralita no es una palabra que debiera darnos miedo automáticamente. En nuestra vivienda podría haber uralita pero ser uralita sin amianto, lo que es completamente inofensivo para nuestra salud y permite un aislamiento térmico, eléctrico y acústico sensacional. No obstante, en nuestro edificio o vivienda, en caso de ser construido antes de 2002, podría haber uralita con aislante incorporado clásica. En estos casos, se debe proceder a una inspección para determinar si debe retirarse profesionalmente.

Uralita con aislamiento incorporado

Porque no toda la uralita con amianto o con asbesto debe retirarse necesariamente. La normativa vigente en nuestro país establece la obligatoriedad de retirarlo cuando se encuentra en mal estado o ha cumplido toda su vida útil. ¿Cómo descubrirlo? Solo tienes que dejarlo en manos de profesionales como nosotros. Hacemos una inspección avanzada que nos permite confirmar que se trata de uralita con aislante convencional y su estado de conservación. En caso de ser necesario, nosotros mismos la retiramos.


Pero no podemos retirar la uralita con amianto sin instalar un material alternativo que permita al edificio o a la vivienda continuar disfrutando del aislamiento proporcionado por la primera. En ese sentido, y después de retirar la uralita con amianto, nuestros profesionales instalan nueva uralita con aislante incorporado y totalmente inofensiva para la salud humana. Así podrás disponer de las mismas condiciones en el hogar. No lo dudes más y contacta con nosotros. Llevamos décadas preparándonos para ayudarte.