91 669 07 92 [email protected]

El agua de lluvia, a menudo recolectada de los tejados de nuestras casas para su uso en diversas tareas, es un recurso natural maravilloso.

Sin embargo, hay ciertos riesgos que debes conocer si recolectas agua de un tejado de uralita o fibrocemento, especialmente en cuanto a la posible contaminación.

En este artículo profundizaremos en estos riesgos y proporcionaremos información esencial sobre cómo garantizar la seguridad en estos casos.

¿Cómo se recoge el agua de lluvia en los tejados de uralita?

El proceso de recolección de agua de lluvia es simple. El agua cae sobre el tejado y se canaliza a través de bajantes y canalones hacia un depósito o barril de almacenamiento.

Sin embargo, si el tejado es de uralita, pueden surgir problemas, puesto que este material suele contener amianto, un mineral conocido por su resistencia al fuego y a la corrosión pero que es gravemente tóxico para el ser humano y el medio ambiente.

Contaminantes presentes en el agua recogida de tejados de uralita

El agua recolectada de las cubiertas de fibrocemento puede estar expuesta a una variedad de contaminantes potenciales.

El tipo y nivel de contaminación pueden variar en función de diversos factores, incluyendo la antigüedad y el estado del tejado, su ubicación y el clima local.

Fibras de amianto

El principal riesgo de un tejado de uralita es que, a lo largo del tiempo, las fibras de amianto pueden desprenderse y terminar en el agua recolectada.

El consumo o contacto con agua contaminada con amianto puede tener graves consecuencias para la salud, incluyendo el desarrollo de afecciones respiratorias y varios tipos de cáncer.

Residuos animales

Las aves y otros animales pequeños pueden anidar o reposar en los tejados y sus excrementos pueden contaminar el agua recolectada. Los residuos animales pueden contener una serie de patógenos, como bacterias, virus y parásitos, que son perjudiciales para la salud humana.

Los efectos pueden variar desde infecciones menores hasta enfermedades graves como la salmonela y la leptospirosis.

Contaminantes atmosféricos

Dependiendo de la ubicación de la vivienda, el agua de lluvia puede recolectar contaminantes del aire a medida que cae, como partículas de polvo, esporas de hongos, partículas de polución industrial y residuos de pesticidas.

Estos contaminantes pueden variar en su toxicidad, pero contribuyen a la mala calidad del agua y pueden causar problemas de salud a largo plazo.

Normativas y regulaciones relacionadas con la uralita y el agua recolectada

En España, el uso de amianto fue prohibido en 2002 debido a sus riesgos para la salud. Sin embargo, muchos edificios construidos antes de esta fecha todavía tienen tejados de uralita.

Es responsabilidad del propietario garantizar la eliminación segura de la uralita y la calidad del agua recolectada. 

También existen reglamentos tanto a nivel local como nacional que deben seguirse para garantizar la seguridad y la salud pública.

Métodos de análisis y detección de contaminantes

Existen diferentes técnicas y métodos que se utilizan para analizar y detectar la presencia de contaminantes en el agua recolectada de los tejados de uralita.

Estos métodos varían según el tipo de contaminante que se busca y pueden requerir diferentes niveles de conocimientos técnicos y equipamiento especializado.

Detección de fibras de amianto

Para la detección de fibras de amianto en el agua, el método estándar es la microscopía electrónica de transmisión (TEM).

Esta técnica utiliza haces de electrones para producir imágenes detalladas de las fibras de amianto, permitiendo determinar su presencia y concentración en una muestra de agua.

La TEM requiere de un equipo sofisticado y personal capacitado para su correcta interpretación.

Detección de residuos animales

La detección de residuos animales, especialmente de patógenos bacterianos, generalmente se realiza mediante técnicas microbiológicas.

Estos métodos implican cultivar las bacterias presentes en la muestra de agua en un medio de cultivo específico y luego identificarlas utilizando técnicas de microscopía o pruebas bioquímicas.

Para los virus y parásitos, se pueden utilizar técnicas de PCR (reacción en cadena de la polimerasa) que detectan la presencia de su ADN o ARN.

Detección de contaminantes atmosféricos

La detección de contaminantes atmosféricos en el agua recolectada implica el uso de varias técnicas analíticas.

Para los metales pesados y otros contaminantes inorgánicos, se puede utilizar la espectroscopía de absorción atómica o la espectrometría de masas.

Para los compuestos orgánicos, como los pesticidas y los hidrocarburos, se pueden utilizar técnicas de cromatografía de gases o líquidos acoplada a espectrometría de masas.

Medidas preventivas y de gestión para reducir la contaminación

La prevención y gestión de la contaminación del agua recolectada de los tejados de uralita es un proceso de múltiples etapas que incluye prácticas de mantenimiento regular, sistemas de filtración y purificación, y, en algunos casos, la eliminación y sustitución del tejado de uralita.

A continuación detallamos algunas de las medidas más eficaces:

  • Mantenimiento del tejado. El primer paso para prevenir la contaminación del agua es mantener la cubierta en buen estado. Esto puede implicar limpiar el tejado de uralita regularmente los desechos y los residuos animales, inspeccionar el tejado en busca de daños y reparar cualquier problema tan pronto como sea posible. 
  • Filtración del agua. Utilizar un sistema de filtración de agua puede ayudar a eliminar muchos de los potenciales contaminantes. Los sistemas de filtración pueden variar desde filtros de malla sencillos que eliminan los desechos grandes hasta sistemas de filtración más sofisticados que pueden eliminar partículas más pequeñas, incluyendo las fibras de amianto.
  • Purificación del agua. Además de la filtración, la purificación del agua puede ser necesaria para eliminar los patógenos y otros contaminantes. Esto puede implicar el uso de tratamientos químicos, como la cloración, o métodos físicos, como la ebullición o la destilación.
  • Pruebas regulares de calidad del agua. Realizar pruebas regulares de la calidad del agua puede ayudar a identificar cualquier problema de contaminación en sus primeras etapas. Estas pruebas pueden ser realizadas por laboratorios especializados y pueden incluir la detección de una amplia gama de contaminantes potenciales.
  • Eliminación y sustitución de la uralita. En algunos casos, la mejor opción puede ser eliminar y reemplazar el tejado de uralita. Este proceso debe ser realizado por profesionales capacitados debido al riesgo de exposición al amianto. Una vez eliminada la uralita, se puede seleccionar un material de reemplazo que no tenga los mismos riesgos de contaminación.

Alternativas a la uralita y sistemas de recogida de agua más seguros

Existen alternativas más seguras y sostenibles a los tejados de uralita, y a su vez, sistemas de recolección de agua más eficientes.

Los tejados de metal, por ejemplo, son duraderos, reciclables y menos propensos a la liberación de partículas dañinas. Las tejas de arcilla o cemento también son opciones duraderas y seguras.

En cuanto a la recolección de agua, los sistemas modernos con filtros de primera descarga eliminan automáticamente los primeros litros de agua de lluvia (los más contaminados), mientras que los filtros de múltiples etapas pueden tratar el agua recogida, mejorando su calidad para uso doméstico.

En resumen, aunque el agua recolectada de un tejado de uralita puede estar contaminada, existen medidas que puedes tomar para garantizar su seguridad.

Desde el mantenimiento y las pruebas regulares hasta la consideración de reemplazar la uralita por un material más seguro, cada paso que tomes para proteger la calidad del agua es un paso hacia una vida más segura y saludable.

Si quieres aprovechar al máximo esta agua, podemos ayudarte a retirar tu uralita en Madrid. Deja en mano de nuestros expertos todo este proceso y gana en tranquilidad y salud.

Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?